Cuatro días en el paraíso panameño de Bocas del Toro

Nuestra llegada a Bocas del toro se hizo de rogar. Nos habían retrasado el vuelo así que por la mañana aprovechamos para ir a ver las esclusas de Miraflor y volamos después de comer. Aquella noche íbamos a dormir en uno de los alojamientos más especiales de todo el viaje: Punta Caracol. 

La única forma de llegar es en lo que ellos llaman un water taxi, una especie de barca a motor que sale desde el puerto más cercano y tiene capacidad para 8 o 10 personas. 

Llegamos cuando estaba anocheciendo y no pudimos tener mejor recibimiento. En medio del Caribe y sobre unas pasarelas de madera se encuentran las discretas cabañas de Punta Caracol. Con techos de paja, duchas de agua salada y una hamaca para mecerte al ritmo de las olas. Este lugar es irreal. 

Punta Caracol, en Bocas del Toro
Punta Caracol, en Bocas del Toro

Bajamos de la barca con la boca abierta y sin todavía asimilar que aquella noche dormiríamos allí. Cada cabaña llevaba el nombre de un animal y la que nos tocó a nosotros fue la de la ardilla. Dejamos las maletas, muy ilusionados, y nos fuimos a la zona del restaurante. Aquella noche cenamos pescado y nos acostamos arrullados por el vaivén del mar

A las 5.00 a.m de la mañana siguiente ya estábamos despiertos. Lo cierto es que amaneció un poco nublado, pero se fue despejando durante del día. Desayunamos un zumo y tostadas y volvimos a coger el water taxi hasta Colón, que es la isla principal.  La mayoría de excursiones en Bocas del Toro salen termprano por la mañana, así que decidimos contratar un tour privado para no perder el día y fue todo un acierto porque coincidimos con mucha menos gente.

Avistamiento de delfines, snorkel y Cayo Zapatillas

Compramos unos snack y cervezas y nos pasaron a buscar en el hotel Tropical Suits. Nos pusimos los chalecos salvavidas y empezamos el tour. No sabíamos si tendríamos suerte, pero la verdad es que si prestabas atención era fácil poder ver cómo los delfines salían a respirar y se sumergían de nuevo. Es increíble la cantidad de vida marina que acoge esta zona del mundo. 

Preparados para el Tour por Bocas del Toro
Preparados para el Tour por Bocas del Toro

De hecho, no muy lejos de allí paramos en un arrecife de coral para hacer snorkel. Peces tropicales grandes y pequeños, corales de todas las formas imaginables y algún que otro trago de agua salada. Mientras Carlos nadaba despistado hacia otro lado, yo veía los peces más coloridos y exóticos. 

Paramos a comer en una islita de la zona y, cómo no, el menú del día fue pescado. Nos dio mucha verguenza porque no llevábamos suficiente dinero en efectivo y nuestro guía nos tuvo que dejar 10$.

Ya con la barriga llena, volvimos a emprender la marcha. El mar estaba un poco revuelto y la barca pegaba saltos así que teníamos que agarrarnos para amortiguar el impacto del culo en el asiento. Además, con el ruido del motor no podíamos oír al capitán que hablaba flojísimo. Llegamos por fin a cayo Zapatilla y no había absolutamente nadie. Saltamos del barco y nadamos hacia la orilla, donde nos esperaba una arena blanca y finísima. Disfrutamos como niños de tener la playa para nosotros: corrimos, hicimos fotos, nos rebozamos de arena y jugamos con el mar. 

  • La lengua de arena de Cayo Zapatilla
  • La lengua de arena de Cayo Zapatilla

No queríamos irnos de allí, pero se estaba haciendo tarde y todavía quedaba la última parte de la excursión. 

Paramos el motor mientras pasábamos entre manglares, muy despacio, mirando hacia arriba con la esperanza de ver algún perezoso descansando en lo alto de un árbol. ¡Qué pena! No había ninguno visible desde nuestro barco. ¡Quizá otro día! Aquí acababa nuestra excursión así que volvimos a Colón, pagamos la deuda que teníamos con nuestro guía y nos fuimos al hotel a descansar. ¡Al final no nos acordamos ni de bebernos las cervezas que habíamos comprado!

Surf, reggae y caimanes en la playa de Red Frog

A la mañana siguiente, nos levantamos y nos fuimos a dar una vuelta por Bocas ciudad para ver qué otro tour nos interesaba hacer. Después de preguntar en varios locales acabamos decidiéndonos por una excursión a la playa de Red Frog.

La ciudad de Bocas
La ciudad de Bocas

Llegamos en barca al punto de partida y nada más bajar nos encontramos con un perezoso que subía poco a poco a un árbol. Era muy pequeño y se movía tan a cámara lenta que resultaba entrañable.

Para llegar a la playa de Red frog, hay que recorrer un sendero a través de la selva donde en principio se pueden ver ranas de colores, de aquí el nombre del lugar. Nosotros no tuvimos suerte con las ranas, pero nos quedamos muy satisfechos habiendo visto el perezoso de la entrada y un enorme caimán descansando en una de las charcas. 

Camino a Red Frog
Camino a Red Frog

Red Frog es una playa ancha y larga de arena clara donde los más atrevidos pueden tomar clases de surf. Nosotros optamos por darnos un bañito y quedarnos en el chiringuito del lugar comiendo arepas y bebiendo zumo de frutas mientras veíamos a los surfirstas menos experimentados revolcarse con las olas, disfrutando de la música de Bob Marley de fondo. 

Red Frog
Playa de Red Frog

Lo que no os he contado todavía es que el primer día nos olvidamos el móvil y el cargador en el hotel de Punta Caracol y como nos había gustado tanto el sitio decidimos renunciar a nuestro hotel en Colon y volver a Punta Caracol dos días más tarde (y así de paso recuperar el móvil).

Nos recogieron desde el mismo muelle que la última vez y llegamos a Punta Caracol a media tarde. Nuestros compañeros de barco decidieron que era un buen momento para beberse un ron-cola en lata, algo que todavía era una novedad para nosotros. 

Aprovechamos la tarde para darnos un último baño en el mar, era tan fácil como saltar desde la terraza de nuestra cabaña para zambullirnos en el agua. Acabamos el día haciendo Kayak, entre manglares, con el sol escondiéndose entre el cielo y el mar, y nosotros remando, relajados, en el Caribe.

  • Kayak entre manglares
  • Kayak en Punta Caracol

Estrellas de Mar y Langosta en la playa

El último día en Bocas del Toro decidimos ir a la playa Estrella, que de hecho, estaba muy cerca de nuestro alojamiento. Llegamos en una barca compartida y en seguida entendimos el nombre del lugar. Toda la orilla está llena de estrellas de mar. Hay de diferentes colores y tamaños, pero las más habituales son de tonos rojizos. ¡Tienes que ir con cuidado para no pisarlas cuando estás dentro del agua! Estuvimos nadando y recorriendo la costa, llena de vegetación que acaba en la arena. 

Playa Estrella
Playa Estrella

Para comer, lo más típico es langosta. ¡Las pescan allí mismo! Si te fijas puedes ver en el mar una especie de redes que se utilizan como trampas para langostas. Comimos directamente en la playa, en un restaurante muy sencillo, con los pies descalzos sobre la arena. La langosta estaba riquísima, aunque no  puedo decir lo mismo del mojito color verde radiactivo que por algún motivo se nos ocurrió pedir. Fue una despedida perfecta antes de vovler a Colón.

Carlos comiendo Langosta
Carlos comiendo Langosta

Solo había un problema. Con la euforia del momento en playa Estrella yo había acabado con los pies llenos de unos pinchos casi invisibles de lo finos que eran pero muy molestos al caminar. Leímos que con sal y vinagre salían más fácil, así que Carlos fue al supermercado y vaciamos en la bañera una botella entera de vinagre y un paquete de sal.

El plan de antes de cenar fue una muy poco exitosa extracción de pinchos. Por desgracia, tuve que lidiar con ellos durante los siguientes días. Aquella noche cenamos en un restaurante de la zona (yo tampoco podía ir muy lejos) y acabamos el día viendo el último episiodio de la Casa de Papel. Por cierto, ¿os acordáis de que Tokio y Río se esconden en Panamá? Os cuento en otro post exactamente dónde van. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s