Es Cargol: algas y sal en esta playa virgen

Esta excursión comienza en el faro de ses Salines, en la punta sur de la isla de Mallorca.

Hemos aparcado el coche en un estrechito camino cerca de la costa y ahora nos dirigimos a la playa de es Caragol (es Cargol para los amigos). Toallas, crema solar, una pelota y bocadillos son nuestras provisiones para pasar el día en la playa.

Este sobrio faro de piedra blanca, de 6.5 metros de altura, se inauguró hace más de 200 años y fue el primer faro de toda España en incorporar en los años 80 un sistema fotovoltaico para funcionar a base de paneles solares.

Con el faro de ses Salines a nuestras espaldas alzamos la vista al frente para encontrarnos con un paisaje de lo más particular. Hay cientos de montículos formados por piedrecitas planas de diferentes tamaños; igual que los girasoles buscan la luz, parece que estas pequeñas construcciones de piedra busquen el mar.

DSCN6489

Al fondo se ve nítidamente la isla de Cabrera pues es un día muy despejado. A los pies de Cabrera un agua color azul marino que hace honor a su adjetivo.

No podemos evitar recoger piedras para construir nuestra propia fita. “Esto significa que volveremos”, comenta medio en broma medio en serio una de mis compañeras.

DSCN6483

Los más valientes se quitan los zapatos y empezamos a caminar, pues aún tenemos un kilómetro y medio hasta llegar a la playa de es Caragol. El mar nos acompaña en todo momento en nuestra travesía.

-¿Veis esa casa?

– ¿La blanca de allí? Quién fuera el dueño, ¿eh?

– Sí. Pertenece a la familia March.

Se trata de la finca sa Vall, adquirida en 1919 por el empresario Joan March, el principal impulsor de la fama y economía de esta familia, que es ahora una de las más poderosas de España. La finca cuenta con más de 2.700 ha y una de sus particularidades es el famoso jardín de cactus que alberga en su interior. Arquitectónicamente tenemos que destacar una torre de defensa datada del siglo XIX que fue restaurada por el famoso arquitecto Gabriel Alomar.

Después de unos 30 minutos llenos de historia y naturaleza llegamos por fin a es Cargol, una de las playas vírgenes de Mallorca, puesto que apenas hay turistas y los hoteles y construcciones quedan, por suerte, bien alejados de ésta.

DSCN6502

Hay abundantes algas en la orilla y la arena es extremadamente fina y clara. Encontramos unos palos y rocas y con éstos y dos pareos montamos un humilde campamento. A nuestro lado hay un grupo de chicos que canta mientras uno de ellos toca el ukelele.

El agua es transparente y el mar está tranquilo, tanto que puedo ver mi propio cuerpo flotando bajo el mar. Hemos llegado a es Cargol.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s