La receta de un río color turquesa

INGREDIENTES: harina de roca, hielo de glaciar derretido y agua de río.

Consigue la harina de roca moliendo esquistos y roca wacke hasta convertirlo en finos polvos. Mezcla la harina de roca con un chorrito de hielo derretido y minerales procedentes de los antiguos glaciares. Continuamente añade agua de río. El resultado es un espléndido y cremoso río de color azul turquesa.”

Esta original receta de naturaleza puede encontrarse escrita en un discreto panel informativo de las gargantas de Hokitika bajo el título “Cómo hacer un río turquesa”.

Antes de continuar, voy a hacer algo un tanto inusual, y es dedicar esta entrada a mi padre, quien quedó muy ofendido al decirle yo que no pensaba escribir sobre este río. Papa, aquí están las gargantas de Hokitika, disfrútalo.

La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO
La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO

Llegamos a Hokitika sobre las 16.00 de la tarde y, nada más reservar el camping, nos dirigimos a las gargantas. Tardamos una media hora en llegar, pero el paisaje hasta allí fue delicioso. Todo son pequeñas casitas de pueblo adornadas con ovejas y vacas que pastan sobre los prados. De vez en cuando, nos cruzamos con algún tractor en la carretera.

La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO
La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO
La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO
La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO

Al llegar al río nos encontramos, nada más bajar de la caravana, con un pájaro que podría confundirse con un wiki. No acabamos de ponernos de acuerdo. Es marrón, del tamaño de los kiwis, no parece volar… Sin embargo nos confunde su pico, demasiado corto para su especie. Con lo difíciles que son de ver, probablemente no lo sea. Dejamos de lado el pájaro sin identificar y nos acercamos al río Hokitika. Es verdaderamente azul turquesa, tiene un color mucho más vivo que el del cielo. Cruzando este río se encuentra un tambaleante puente de madera que nos invita a pasar. Nos olvidamos del vértigo  y lo cruzamos con mucho gusto. El agua está en calma y refleja en su superficie rocas, árboles y montañas.

La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO
La garganta de Hokitika, ADRIANA NOVO

Volvemos al pueblo mientras disfrutamos desde la caravana de cómo se esconde el sol en el horizonte.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sonia Granero dice:

    ¡Impresionante Adriana! Hace días que leo tus entradas y me encantan, sobretodo la de Mordor, me pareció muy interesante «freakycamente» hablando también jeje. ¡Qué envidia sana me das! Sigue compartiendo tus aventuras. Un beso.

    1. Adriana Novo dice:

      ¡Muchas gracias guapa!Aún tengo unas cuantas entradas pendientes de subir =)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s